¿Ves la diferencia?

 

311540 452785431408344 724471970 n Small

Esto se dedican a hacer en este campamento de verano para niños.
Los animales no son juguetes; qué cansada estoy de que los adultos los usen para quitarse a los niños de encima y despreocuparse y no cuidarlos.
Veo a gatos y perros siendo “atacados” por niños (por supuesto incosncientes y sin culpa) y los adultos no son capaces de decirles que son seres vivos.
Está bien que jueguen pero no que les traten como juguetes.
HAY UNA DIFERENCIA.
¿La ves?

 

Anuncios

Sobre mi Leo

Empecé a conocer a los gatos gracias a mi compañero de piso. Adoptó uno, Dragoncillo (Drago) y yo dejé de tenerles miedo y empezaron a hipnotizarme. Son animales realmente mágicos.

Pero no quiero enrollarme demasiado sobre los gatos en general.

Ahora mismo estaba viendo a León, mi gati-hijo, jugueteando por toda la casa, y me ha recordado tantas cosas…

Cuando le vi por internet por primera vez, fue un flechazo. Leí su historia y ya no pude quitármele de la cabeza. Me etiqueté en su foto y de vez en cuando volvía a preguntar por él. Cada vez que me decían que seguía sin ser adoptado, me aliviaba. Ahora sé que era para mí. Dicen que los gatos eligen a sus padres (no soy su dueña, soy su madre) y sé que León me eligió a mí sin verme. No pude soltarle.

Vivía en una colonia con otros muchos gatos, y yo veía un montón de gatos cada día de distintas protectoras. Me enganchaba a los que habían sufrido más: hubo uno en concreto, que era tuerto, que me enamoró antes de ver a León. Pero tenía la leucemia gatuna, y no quería que se la pegara a Tigre.

León fue distinto. Cuando leí su historia y cómo esa vida le había hecho ser ahora, me recordó tanto a mí que me enganché a la idea de que tenía que darle una buena vida. Además era mayor, así que merecía disfrutar los “pocos” años que le quedaran (ahora sé que está más joven que muchos a los que dobla la edad y seguramente dure mucho).

Cuando llegó, fue realmente duro. No se fiaba. No hacía más que bufar. Y yo no conocía lo suficiente a los gatos para saber qué hacer con él. Me daba miedo que nos hiciera daño de verdad y la mujer que me lo dio me dijo que no sabía si podía llegar a hacerlo. Le dije que obviamente yo no le iba a acorralar, pero que si aún así podía hacerlo, y ante sus dudas, yo me hundí ante la idea de que a lo mejor era “demasiado” para mí y le tenía que devolver.

Ella no le conocía. León tenía más miedo a los humanos que cualquier cosa, y por eso bufaba tanto. La realidad es que sale corriendo en cuanto le haces un mínimo gesto de ataque. Lo sé ahora. Nunca se enfrentaría a un humano.

Me hizo recordar muchas cosas. Un día, de pequeña, un vecino diciéndole a mi hermana: “Pero es que no la he dicho nada malo y me contesta mal” y yo no entendía por qué.
Yo me sentía atacada por el mundo entero y no sabía ni qué me pasaba. Me ha costado empezar a cambiarlo.

Pero en todo ese proceso, del que todavía me queda mucho, estaba León. Después de unas cuantas reyertas, empezó a confiar en mí. En cuanto podía se subía a dormir encima mía buscando amor. Sólo quería Amor. Sólo quiere Amor. Y el resto del tiempo que no dormía (los gatos duermen la mayoría del tiempo) jugaba como un bebé. Estaba recuperando ese tiempo que le habían quitado cuando nació. Y no tenía ningún rencor por los humanos. A veces, le salía un “recuerdo” y bufaba o soltaba la zarpa, pero con tiempo y amor, cada vez lo hacía menos.

Y yo, un día, lo entendí todo. Me fijé en él y pensé: “Él no piensa en el tiempo que perdió y sufrió, él sólo quiere disfrutar lo que no disfrutó entonces, mientras que yo pienso todo el rato, cuando le miro, en que no le puedo devolver esos 5 años de tortura. Ni yo puedo recuperar mis años perdidos”.

En algún lugar (seguramente en la página de alguna terapeuta felina como Mariví) leí que los gatos son el reflejo de sus “Dueños” (repito, yo no creo que sea su dueña, sino su compañera o madre como mucho) y me empecé a fijar en lo parecido que era León a mí. No sólo en el pasado, sino en el carácter.

Así que empecé a dejar de fijarme en lo que me ha pasado. Si hace más de un año me llegan a decir que cada vez me iba a identificar menos, no me lo habría creído. Pero aquí estoy. Y lo que entonces me quemaba, ahora me escuece un poco. Se puede sanar.

Y eso, lo aprendí de mi mayor maestro: un gato. Porque él me eligió como compañera. Y soy muy afortunada de eso.

Gracias Leoncillo, te quiero mucho.

(Otro día contaré la historia de mi otro baby, Tigre, que también sale en las fotos)

¡Abolición tauromaquia ya!

“Hoy he tenido una pesadilla: Iba corriendo por la calle mientras un montón de gente me rodeaba, me chillaba, me pegaba, me tiraba del pelo por detrás y cuando me daba la vuelta me pegaban. Yo sólo podía correr intentando huir, pero la gente no cesaba y las calles seguían llenas. Algunos compañeros como yo sufrían lo mismo pero ni nos hacíamos caso, estaban tan asustados…
Desesperado, entré en una casa que tenía la puerta abierta. Durante un segundo, respiré aliviado porque estaba vacía y los daños cesaron hasta que, al levantar la vista, vi algo horrible: una cabeza, igual que la mía, colgada y expuesta en la pared.
¿Ese iba a ser mi final…?”
Bien podría ser una película de miedo, pero para este pobre toro, fue una pesadilla hecha realidad. ¿Te imaginas vivir algo así?
Yo me he quedado alucinada con los gritos de miedo que da, el pobre, sólo quería esconderse, en ningún momento ataca a nadie.

Comunicación entre especies: Cómo Diablo se convirtió en Espíritu

No me puedo creer que no haya compartido este vídeo aquí. Lo vi hace mucho tiempo, creo que años ya, y me apunté a un curso de comunicación entre especies. Esto es algo que no suelo contar porque la gente te toma por loca, pero una vez que lo experimentas, nunca te queda duda de que es real.
Yo dejé ese camino, porque como todo, requiere mucha práctica y yo ahora me he enfocado en otro camino, pero sí me parece importante la labor de los comunicadores entre especies, creo que es una de las cosas necesarias para avanzar en la evolución del mundo, además de otras como el trabajo en la Conciencia, etc.
Si necesitáis a alguno, yo conozco a tres buenos, no os tenéis que arriesgar.
Si tenéis problemas con algún animal, bicho, etc, yo os pongo en contacto con ellos y ellos os ayudan.
¡Saludos!

Cosas que me salen…

Si conectas homicida con insecticida, debería darte un pequeño vuelco el corazón…
No son “sólo” bichos. Son seres vivos.

Y esto, aunque no quiero desarrollar mucho, sólo lo dejo para dar que pensar a quien sea, lo digo porque al ir a comprar un insecticida te puedes plantear, ¿y si en lugar de matar, busco ahuyentar? Hay productos que repelen, no matan.

Haz la conexión.

La energía mágica de los gatos

Los gatos poseen una conexión con el mundo mágico, invisible. Así como los perros son nuestros guardianes en el mundo físico, los gatos son nuestros protectores en el mundo energético.

El gato durante el tiempo que está despierto, limpia tu hogar de las energías negativas que puedan existir y mientras que está durmiendo filtra y transforma la energía, como se diría comúnmente: vuelven a poner todo en su sitio.

Son muchas las ocasiones en las que vemos a un gato mirando hacia el infinito, como concentrado en un punto…posiblemente esté viendo cosas que nosotros no somos capaces de ver, puede ser desde insectos hasta seres de otra dimensión.

Si en tu hogar hay un gato te habrás dado cuenta de que son muchas las veces en las que se pone a mirar a un sitio aislado de la casa, posiblemente no sólo esté buscando tu atención, sino que está dándote una especie de alerta sobre la energía a mejorar en ese lugar de la casa.

Muchas veces su gato va para un lugar aislado de la casa y comienza a maullar; no es solo atención lo que él quiere, es una especie de alerta que él está dando: la cualidad de energía de ese lugar necesita mejorar. Nuestros problemas, nuestro estrés diario es absorbido por el gato. Cuando es demasiado y el lugar está muy cargado de energía negativa, no es raro que el gato se enferme. Claro que el gato no es el único responsable por el equilibrio energético de la casa, pero él se esfuerza bastante. Cuanta más armonía exista en su ambiente, menos energía negativa él necesitará filtrar y consecuentemente será más feliz y saludable.

Cuando dormimos nuestros cuerpos astrales se separan del cuerpo físico y van para una quinta dimensión, la dimensión sin tiempo ni espacio: la dimensión en que estamos cuando soñamos. Por falta de entrenamiento y preparación, la gran mayoría de las veces no vemos esta dimensión tal como ella es, en vez de eso la “disfrazamos” y codificamos como nuestro contenido psíquico e inconsciente. Los gatos muchas veces nos acompañan en estos viajes astrales o protegen nuestro cuerpo astral, además de cuidar nuestra pieza de espíritus indeseables cuando estamos durmiendo. Estas son las razones por las que a ellos les gusta dormir con nosotros en la cama.

Los gatos también monitorean nuestra evolución. Durante su convivencia con nosotros, ellos transmiten informaciones a las dimensiones superiores, sirviendo como radares y transmisores. Además de eso, como transformadores de energía ellos ayudan en la cura, desempeñando un papel semejante al de los cristales.

Los gatos, al contrario de lo que siempre se ha contado, no son para nada egoístas, nos enseñan a amar de una manera libre y sin sumisión, en realidad respetan todo lo ajeno y no tienen en cuenta la maldad, aunque parezca lo contrario al ser huidizos. Por eso tantas personas tienen dificultad en convivir con gatos y los encuentran “interesados”. Primero, tú tienes que conquistar la confianza del gato. Después, tú tienes que aprender a respetarlo. Él te demostrará afecto cuando realmente esté preparado y no cuando tú se lo mandes. Los gatos reflejan amor. Desde el punto de vista energético, personas que tienen alergia a los gatos son personas que tienen dificultad en dejar entrar el amor a sus vidas. De acuerdo con Caroline Connor, si hay muchas personas en la familia y un único gato, él puede quedar sobrecargado absorbiendo la negatividad de todos. Es bueno tener más de un gato para dividir la carga entre ellos, sobre todo en esos casos.

Si tú no tienes un gato, y de repente aparece uno en tu vida, es porque tú necesitas de un gatito en una época específica. El gatito está queriendo ayudarte. Si tú no lo puedes acoger, es importante que le encuentres un hogar. El gatito llegó hasta ti por alguna razón que tú no puedes comprender a nivel físico, pero tú puedes descubrirlo a través de los sueños. Muchas veces el gatito aparece, cumple su función y se va.

Quédate atento a la forma como los gatos reaccionan a las visitas en tu casa. Muchas veces ellos están intentando protegerte de un campo energético negativo o pesado.

Fuente: http://www.mundoalternativo.es/energia-magica-de-los-gatos

A 2 metros bajo tierra

-Lo siento, este caballo estaba muy viejo y muy enfermo…

Pero a nadie le resulta raro que le hicieran seguir trabajando, claro, los animales no tienen derecho a jubilación después de una vida de duro trabajo.
¿Cómo pensarías si hubieran dicho eso de un humano? Pero de un animal, es súper normal… Que se desplome de agotamiento….

NO TE HAGAS VEGANO

No te hagas vegano; vas a entender el verdadero sufrimiento ajeno, y de eso es difícil volver.
No te hagas vegano; vas a volverte un ser compasivo.
No te hagas vegano; tu cuerpo puede perder peso, se desintoxicará, pero las personas que no entienden te dirán que pareces enfermo.
No te hagas vegano; te llamarán extremista, soberbio, te dirán que así es la vida, que el más grande se come al más pequeño, sólo entonces sabrás que los seres más grandes no somos los humanos.
No te hagas vegano; tu conciencia y espíritu se elevarán a otro nivel.
No te hagas vegano; descubrirás lo bonito de cocinar a conciencia.
No te hagas vegano; te verás mas sensible frente a muchas cosas que antes no.
No te hagas vegano; vas a conocer la piedad y el amor por cada ser sintiente de este planeta.
No te hagas vegano; tu visión del mundo y de las cosas se ampliará.
No te hagas vegano; vas a querer que el mundo cambie, que sea mas justo, y vas a hacer lo que puedas por muy pequeño que sea.
No te hagas vegano; vas a ser alguien más feliz.

¡Despierta!

Este es el vídeo que me hizo “click”, que me hizo replantearme todo.
No hay vísceras, ni sangre, no se ven brutalidades; sólo se ve un animal, como nosotros, pasando mucho miedo, intentando huir, preguntándose por qué…
Si eres capaz de imaginarte en el mismo lugar que él te darás cuenta de que harías lo mismo, exactamente.
¿Cuál es la diferencia?

Little girl Selene (Alejandro Sanz – Miguel Bosé)

Últimamente pienso mucho en el pasado, y aunque todavía no he llegado a ninguna conclusión, creo que me estoy acercando a algo.

Hace mucho tiempo escribí esta entrada en mi fotolog, y el otro día me acordé de ella. Creo que merece la pena ponerla aquí.

A lo mejor, debo volver a creer que puedo cambiar el mundo.

Quizás ya estoy en el camino.

Y grito, herido: ¡No!

Un “no” que estalla en mil pedazos.
Un “no” que cae en el olvido…
Inútil, pequeño y perdido…

Cuando oía esta canción era mucho menor y muy distinta. Era esa niña que ya me resulta una desconocida.
El caso es que me sentía terriblemente identificada…
Por aquel entonces, yo quería cambiar el mundo, o mejor dicho, lo estaba cambiando.
Cada día era parte de mi pequeña lucha para salvar todo lo que habíamos estropeado, y no importaba, porque yo sabía que aunque sólo fuera una niña pequeña, lo que yo hacía sí importaba. Y algún día, gracias a mis pequeños esfuerzos y los de otras personas como yo, todo cambiaría a mejor, y por eso no me cansaba de discutir con todo el mundo para que hicieran cosas buenas para los demás y para nuestra Tierra.
En un principio, fui una “hippie alocada”, y escuchaba “Completamente loca” de Alejandro Sanz mientras saltaba por toda mi habitación, pensando que yo era exactamente igual que esa chica aunque no hubiera oído la canción hasta entonces, y es que la verdad es que era exactamente igual: mi mayor preocupación era salvar el Amazonas, mi lugar favorito por aquel entonces, y que los niños no hicieran daño a los animales y plantas de su alrededor, con los que por supuesto hablaba. Me imaginaba a mí misma gritando a todo el mundo “que no quiero ser como ellos”.
La parte menos dudosa de la canción es que todos pensaban que estaba loca… Pero bueno, en cierto modo, añoro esos tiempos…

ALEJANDRO SANZ – COMPLETAMENTE LOCA

Hoy la vi
hablando con las flores del parque;
llorando porque vio un pájaro morir.
Ella está completamente loca.

Ella está
preocupada por lo del Amazonas,
rebelada con toda la sociedad.
Ya lo ves: Completamente loca.

Dice que
no entiende la señal de “Prohibido”,
que la va a cambiar por “Pase sin llamar”.
Ella está completamente loca.

Sí… Si por su manera de pensar
le llaman loca
que me llamen loco a mi también, mucho mejor,
y les gritaré que no quiero ser como ellos:
la gente que piensa que ella está
completamente loca.

Mírala: dice que está bien a mi lado,
dice que le gusto así como soy.
Ella está completamente loca.
Le gusta más si sale de mi mano a pasearse
ver cielo abierto, que abierto el cielo ya está.
Completamente loca.

La quiero, ¿y qué?
Me gusta su manera de verlo
porque piensa lo mismo que pienso yo,
y porque está completamente loca.

Estribillo

Piensa que las peleas se combaten con los besos
y que el hambre se solucionaría queriendo hacerlo.
Hay gente que piensa que esto ya pasó de moda,
hay gente que piensa que ella está completamente loca.

Estribillo
Luego vino la época de Gulliver, y de darme cuenta de que por muchos “noes” heridos que yo pudiera gritar, era imposible cambiar el mundo, y en cierto modo, yo no era la más indicada para salvar nada, ya que no podía salvarme a mí. Y empecé a olvidarme de aquella causa…
No sé cuál fue el momento exacto en el que perdí esa esperanza, pero una cosa está clara: Ya no queda nada de esa niña que iba a salvar el Amazonas fuera como fuera (aunque en cierto modo ese tema me sigue preocupando, y a veces me veo discutiendo con alguien sobre eso. Pero claro, ahora sé que no sirve de nada).

MIGUEL BOSÉ – GULLIVER

En esta noche eterna busco un resto de mi sol.
El mundo que recuerdo
vida a vida, como todo, se apagó.
Pensar que pude haber salvado…
Quise ser Gulliver
y nunca fui Gulliver

En esta noche oscura, como siempre, me perderé,
pisando tierra yerma
Y perseguido por la voz de lo que sé.
Y sé que se me fue la mano
pero era ya tarde…
Muy tarde.

Y grito, herido: ¡No!
Un “no” que estalla en mil pedazos,
un “no” que cae en el olvido,
inútil, pequeño y perdido.
Y grito, herido: ¡No!
Tan fuerte y tan desesperado;
tan grande, solitario y vencido…
Inútil, pequeño y perdido…

Y grito: ¡No! ¡NO!

En esta noche oscura ya no cabe posibilidad
de darle vida a nada:
Lo que muere, para siempre muerto está.
Y duele tanto echar de menos…
Quise ser Gulliver
y nunca fui Gulliver…

Estribillo.

Inútil, pequeño, perdido…

Perdido mi último aullido…

Y grito, herido: ¡No!
Un “no” que estalla en mil pedazos,
un “no” que cae en el olvido,
inútil, pequeño y perdido.
Y grito: ¡No!
No…
Perdido…
Salvado…
No salvado…

Estribillo

(Inútil, pequeño y perdido.
Inútil, pequeño y perdido.
Inútil, pequeño y perdido…)

Anteriores Entradas antiguas