Cuántos mundos he creado yo…

cropped-cropped-cahqe7zusaezipa1.jpg

El que tiene imaginación,
con qué facilidad saca de la nada
un mundo.
– Gustavo Adolfo Bécquer –

Anuncios

Gustar Vs. Amar

¿Cuál es la diferencia entre “Me gustas” y “Te amo”?

De esta forma tan bella respondió Buda:
“Cuando te gusta una flor, la arrancas; cuando amas una flor, la riegas todos los días”

Aquel que entiende esto, entiende la vida.

Adiós

-Adiós, -dijo a la flor. Pero ella no le contestó.

-Adiós -volvió a decir.

La flor tosió. Pero no se debía a su catarro.

-He sido tonta -le dijo por fin-. Te pido perdón. Procura ser feliz.

Le sorprendió la falta de reproches. Se quedó allí completamente desconcertado, con el fanal en la mano. No comprendía esa apacible dulzura.

-Pues sí, te quiero -le dijo la flor-. Por mi culpa, no llegaste a saberlo. No tiene importancia. Pero tú has sido tan tonto como yo. Procura ser feliz… Deja en paz ese fanal. Ya no lo quiero.

-Pero el viento…

-No estoy tan acatarrada como para eso… El aire fresco de la noche me vendrá bien. Soy una flor.

-Pero los animales…

-Tendré que aguantar dos o tres orugas, si quiero conocer las mariposas. Dicen que son tan bonitas… Si no, ¿quién vendrá a visitarme? Tú estarás lejos. En cuanto a las fieras, no tengo ningún miedo. Tengo mis garras.

E ingenuamente mostraba sus cuatro espinas. Luego añadió:

-No te quedes ahí parado, hombre, me pones nerviosa. Has decidido marcharte, pues vete.

Y es que no quería que la viese llorar. Era una flor tan orgullosa…

(El Principito, de A. De saint Exupery)

¿Qué hay detrás de los amores imposibles?

¿Qué hay detrás de los amores imposibles?

Admiración, necesidad, dolor, amor, cariño, compasión por uno mismo, dependencia emocionalHay una cantidad infinita de posibilidades para responder a nuestra pregunta.

Desde tiempos inmemoriales, las historias de amores imposibles han llenado nuestros sentidos, nuestras estanterías y nuestras paredes. Los grandes éxitos literarios y artísticos sucumben al dolor de los amores imposibles, esos que fracasan o que, simplemente, nunca sucederán fuera de nuestras mentes.

Romeo y Julieta, La Celestina, La princesa prometida, Don Juan Tenorio, Las penas del joven Werther son algunos de los grandes éxitos literarios que todos recordamos y basan sus historias en el amor y el desamor de jóvenes predestinados a no estar juntos.

Los cuentos de hadas, las películas Disney con su amor eterno  y las telenovelas rosas con cientos de saltos mortales pero con final feliz han hecho que nos creamos que el amor es omnipotente y que, inevitablemente, todo acabará bien.

cualidades

Sin embargo, nada más lejos de la realidad: no todos los amores son posibles y no por todos los amores hay que luchar. Algunos hay que dejarlos pasar y, otros, simplemente no hacen justicia al bello sentimiento de amar. Por esta razón, a veces es mejor dejar ir lo que es inalcanzable.

Como podemos intuir, este ingrediente literario y artístico es garantía de éxito, pues juega con una gran ventaja: todos nos sentimos identificados con los imposibles.Pero… ¿Por qué?

¿Por qué nos enamoramos de personas que no podemos tener?

Un amor sin salida es realmente agotador, desquiciante y destructor. Pero, por desgracia, parece que nuestra educación emocional no ha sido suficiente para evitar que padezcamos ente tipo de calvarios y nos enterremos entre cristales rotos que no harán más que dañarnos.

Quizás sea por culpa del romanticismo que llevamos tan adentro que creemos estar en el camino correcto a pesar de que están hiriéndonos en lo más hondo de nuestro corazón. Pero, ¿qué nos pasa? ¿Por qué no podemos dejar de sentir ese impulso, esa atracción fatal? A continuación os presentamos algunas razones:

1. Por culpa de la ansiedad afectiva

En ocasiones, deseamos y necesitamos tener a alguien próximo, sea quien sea, que nos acompañe y nos reafirme. Esta necesidad genera una gran ansiedad que solo se calma teniendo al objeto de deseo cerca.

Mientras esta persona no está, la ansiedad aumenta y aumenta, lo que lleva a quien la padece a buscar de forma constante a “su amado” para calmarse. Como señalan los psicólogos Cindy Hazan y Phillip R. Shaver, esto puede llegar a ser realmente enfermizo.

2. Por nuestro ideal de romanticismo: luchar contra viento y marea

Tal y como decíamos antes, nos han enseñado que en el amor tenemos que comer pan y cebolla. Pero, ¿tenemos que tragar con todo y seguir adelante con lo que venga? Si lo hacemos no es por gusto, desde luego, sino porque nos vemos obligados por nuestras creencias (falsas y dañinas).

3. Porque nos prestan atención

Es simple. Aunque nos cueste creerlo, a veces nos “enamoramos” perdidamente de alguien solo porque nos ha prestado una mínima atención. Esto, como es obvio,responde a multitud de carencias emocionales y a la necesidad de sentirse aceptado.

4. Por querer y por no querer

Por raro que parezca, hay personas que se enamoran de imposibles por evitar laintimidad amorosa. Estas personas, las evasivas, tienden a vivir en ficciones ideales que se mantienen siempre idealizadas.

Tal y como indica la psicóloga Linda Hatch: “Buscan relaciones en las que la otra persona las rechazará o las abandonará. Esta es una manera de sentirse ‘seguro’ ante las vulnerabilidades de la intimidad real”, ya que “la cercanía con otra persona se convierte en algo que se percibe como peligroso”.

5. Porque las personas inalcanzables aumentan su valor

Este es el ideal de amor platónico como amor no correspondido. Como afirmaHéctor G. Barnés, la lógica es bastante sencilla: “los recursos limitados elevan su precio y los recursos abundantes lo hacen descender”.

Al igual que un producto se convierte en lujoso porque no podemos acceder a él, las personas inalcanzables se revalorizan hasta límites insospechados. Por esta razón, ¿qué hay más exclusivo que una persona comprometida que nunca abandonaría su relación? ¿Y más apetecible que una persona a la que todos quieren (por ejemplo un actor o “el guapo de la clase”)?

6. Por admiración

En el amor, por supuesto, debe de haber admiración mutua. Sin embargo, hay “amores” en los que la admiración solo existe de manera unilateral. En estos casos, esa es la razón que sustenta cualquier deseo. Cualquier relación de pareja que se inicie en exclusiva por este motivo está abocada al fracaso y al padecimiento de la persona que admira, pues se someterá a las cualidades del otro.

benjamin

¿Realmente es amor?

Como hemos visto, un amor imposible puede responder a una infinidad de cuestiones. Cada caso particular obedecerá a sus razones y sus emociones; no obstante, lo que está claro es que no es un tipo de amor saludable.

El amor, por supuesto, no está compuesto solo de felicidad, pero sí de posibilidad. A veces, lo único que nos ata a este sentimiento es ese subidón de adrenalina que provocan los retos y el tener algo por lo que vivir.

¿Cómo podemos superar un amor imposible?

El primer paso es reconocer que, por mucho que nos atraiga, puede no ser la persona con la que vayamos a vivir una relación saludable, constructiva y satisfactoria.

Tenemos que saber que la idealización es un paso natural en el proceso de enamoramiento, pero que incluso esta, poco a poco, se va agotando. Es importante saber que las personas no respondemos a prototipos o ideales de amor perfecto; por ello, la elección de nuestra pareja debe partir de lo real y no de lo ideal.

Esto no significa que no podamos ser románticos o que algunos de esos ideales no puedan cumplirse en nuestra pareja y en nuestra relación. Es posible y deseable que esto ocurra, pero hay unos principios innegociables de los que siempre debemos partir.

Fuente: http://mejorconsalud.com/

La anhedonia: Cuando nuestro cerebro elige no sentir para no sufrir

Cuando el cerebro elige no sentir, para no sufrir

Cuando nuestro cerebro elige no sentir para no sufrir

El sufrimiento no es una elección personal, nadie elige el dolor o el aislamiento emocional por propia voluntad. Ahora bien, no existe ninguna anestesia para no sufrir, las épocas oscuras deben afrontarse con entereza, valentía e ilusiones renovadas.

La vida no siempre es fácil. Esta frase nos la suelen decir muy a menudo, y quien hasta el momento ha tenido la suerte de no ser “tocado” por la adversidad, no comprende aún el realismo de estas palabras.

Vivir es afrontar retos, construir uno, dos, seis o más proyectos, es permitir que lafelicidad abrace nuestras vidas, y aceptar que, de vez en cuando, el sufrimiento llamará a nuestra puerta para ponernos a prueba.

Y no, no todos asumimos esos golpes que nos trae la vida de igual modo. Hay quien afronta mejor las decepciones y quien por su parte, las interioriza permitiendo que minen su autoestima.

Ninguna tristeza se vive de igual manera, al igual que ninguna depresión tiene el mismo origen, ni se vive igual en todas las personas.

No obstante, existe un síntoma muy común que, de algún modo, todos habremos experimentado alguna vez: la anhedonia.

Es la incapacidad para sentir placer y disfrutar de las cosas. Nuestro cerebro, por así decirlo, “decide desconectar”. No sentir para no sufrir, aislarse, quedar anestesiado.

Puede que lo hayas sentido durante unos días, cuando te atrapa la apatía y eldesánimo. Ahora bien… ¿qué ocurre cuando se vuelve crónico? ¿Qué pasa cuando dejamos de “sentir la vida” por completo de forma crónica?

Hoy queremos tratar este tema para ofrecerte estrategias para ayudarte y ahondar en este aspecto tan importante.

La anhedonia, cuando perdemos el placer de vivir

Tal y como te hemos indicado al inicio, no existe ninguna anestesia adecuada para el dolor de la vida. Cuando la anhedonia aparece en nuestro cerebro a modo de mecanismo de defensa, no está causándonos ningún bien. Al contrario.

no sentir para no sufrir

Empezaremos aclarando algunos aspectos:

  • La anhedonia no es una enfermedad ni un trastorno: es un síntoma de algún proceso emocional o de algún tipo de enfermedad.
  • Si bien es cierto que en su gran mayoría se relaciona de forma íntima con la depresión, también puede manifestarse a raíz de una esquizofrenia o de demencias como el Alzheimer.
  • Todos, en menor medida, hemos experimentado anhedonia alguna vez: falta de interés por las relaciones sociales, por la comida, por comunicarnos…
  • El verdadero problema llega cuando la anhedonia levanta un muro a nuestro alrededor, y nos quita todo atisbo de humanidad: no sentimos nada ante las expresiones de cariño, no necesitamos a nadie a nuestro lado y ningún estímulo nos produce placer, ni la comida, ni la música… nada.

Si elegimos dejar de sentir para no sufrir, no estaremos protegiéndonos de nada. Estaremos cerrando las puertas a la vida, seremos almas que van deshilachándose poco a poco…

La anhedonia a nivel cerebral

Esta baja receptividad ante los estímulos exteriores, tiene su claro reflejo en un cerebro deprimido.

Es importante que tengamos en cuenta qué tipo de procesos se desencadenan en nuestro interior cuando experimentamos anhedonia:

  • De volverse crónico este estado y alargar en el tiempo dichos procesos depresivos, nuestras estructuras cerebrales sufren cambios, y éstos, afectan a nuestros juicios, pensamientos y emociones.
  • El lóbulo frontal, relacionado con la toma de decisiones, se reduce.
  • Los ganglios basales, relacionados con el movimiento, quedan afectados hasta tal punto que incluso el levantarnos de la cama supone un gran esfuerzo.
  • El hipocampo, relacionado con las emociones y la memoria, también pierde volumen. Es habitual que tengamos fallos del recuerdo, que suframosindefensión, que nos obsesionen los pensamientos negativos.

A menudo se conoce a la depresión como la enfermedad de la tristeza. Pero en realidad, es algo que va más allá, es la cárcel de un cerebro emocional que no encuentra respuestas a los vacíos de la vida, a la decepción, a la pérdida de la ilusión.

Estrategias para afrontar la anhedonia y la depresión

La depresión no se “cura”, no se afronta de un día para otro. Requiere múltiples enfoques, dependiendo como siempre de la realidad de cada persona.

Los fármacos, las terapias, el apoyo familiar y ante todo los propios recursos que uno pueda llegar a desplegar son elementos clave.

dejar ir sufrimiento

No obstante, por nuestra parte te invitamos a reflexionar en estos aspectos:

No sentir para no sufrir, no es un mecanismo adecuado con el que vivir. Te permitirá “sobrevivir” pero estando vacío/a por dentro. No te permitas ser un cautivo eterno delsufrimiento.

Si hay algo positivo que podemos sacar de la anhedonia, es que has dejado a un lado la capacidad de sentir. Ahora que estás “anestesiado/a” al dolor, es el momento depreguntarte qué NECESITAS.

  • ¿Necesitas que la tranquilidad y la felicidad vuelva a tu vida? Vuelve a ilusionarte en ti mismo/a.
  • ¿Necesitas dejar de ser prisionero del pasado? Haz un cambio hacia delante.
  • ¿Necesitas dejar de sufrir? Atrévete a vivir de nuevo, abre las puertas de tu corazón, permítete ser feliz otra vez.

Piensa en estos aspectos durante unos momentos y recuerda siempre que vivir, es SENTIR en toda su intensidad. Ya sea en su lado positivo, como en el negativo

Fuente: http://lamenteesmaravillosa.com/

Ecuación de Dirac

 (∂ + m) ψ = 0

Dime algo bonito
-(∂ + m) ψ = 0

Esa es la ecuación de Dirac. Gracias a esto, se describe el fenómeno de entrelazamiento cuántico, que en la práctica dice que: “Si dos sistemas interactúan uno con el otro durante un cierto período de tiempo y luego se separan, lo podemos describir como dos sistemas separados, pero de alguna manera sutil están convertidos en un solo sistema. Uno de ellos sigue influyendo en el otro, a pesar de kilómetros o años luz.

Esto es el entrelazamiento cuántico o conexión cuántica. Dos partículas que, en algún momento estuvieron unidas, siguen estando de algún modo relacionadas. No importa la distancia entre ambas, aunque se hallen en extremos opuestos del universo. La conexión entre ellas es instantánea.>>

No te enamores de una mujer que…

No te enamores de una mujer que lee, de una mujer que siente demasiado, de una mujer que escribe.
No te enamores de una mujer culta, maga, delirante, loca. No te enamores de una mujer que piensa, que sabe lo que sabe y además sabe volar; una mujer segura de sí misma.
No te enamores de una mujer que se ríe o llora haciendo el amor, que sabe convertir en espíritu su carne; y mucho menos de una que ame la poesía, o que se quede media hora contemplando una pintura y no sepa vivir sin la música.
No te enamores de una mujer a la que le interese la política y que sea rebelde y sienta un inmenso horror por las injusticias. Una que no le guste para nada ver televisión. Ni de una mujer que es bella sin importar las características de su cara y de su cuerpo.
No te enamores de una mujer intensa, púdica, lúcida e irreverente. No quieras enamorarte de una mujer así. Porque cuando te enamoras de una mujer como esa, se quede ella contigo o no, te ame ella o no, de ella, de una mujer así, jamás se regresa…”
Martha Rivera Garrido, poeta dominicana.

10329271_1101594063219268_3467772685183142400_n

¿Por qué está tan oscuro?

Al principio, siempre está oscuro

Para las chicas de pelo rebelde-rizado

Hace tiempo, conocí a un chico por internet. Me parecía interesante cómo pensaba.
Un día, por ejemplo, me empezó a hablar de cómo él creía que el físico de las personas estaba relacionado con su personalidad. Me puso algunos ejemplos y me pareció interesante y posible (me dijo, por ejemplo, que las personas de ojos azules eran menos pasionales o algo así, hace mucho, no me acuerdo bien), así que le dije que me explicara más poniéndome como ejemplo (ahora que hago memoria creo que lo hizo sin que se lo pidiera).

Me dijo que, por ejemplo mi pelo le sugería que, al tocarlo, se le enredaría entre los dedos y no podría “peinarlo”, se quedaría atrapado; es decir, que yo era complicada y difícil de llevar (algo así, hace muchos años y no recuerdo las palabras exactas, que conste).

Yo tenía una inseguridad enorme por mi pelo desde siempre, y eso no me ayudó, pero eso da igual, si él lo pensaba…

El caso es que yo me pasé muchos años (antes y después de eso) pensando que yo era complicada y difícil de llevar, y que mi pelo era feo y se enredaría y que a nadie le gustaría tocarlo nunca.

Hace tan sólo dos días, a mis 28 años, se me ocurrió una idea como siempre me pasa últimamente (creo que he desarrollado un sexto sentido, una intuición grandísima); pensé que a mí siempre me ha encantado tocarme el pelo de forma que casi me hipnotiza y me relaja, así que lo que ocurre es que no todo el mundo sabe cómo ha de tocarse un pelo rizado… Pero si se sabe, te encantará. Simplemente, no todo el mundo lo entiende.

Al igual que puede parecer que soy difícil en un principio, pero en el fondo, mis intenciones son muy puras y bondadosa, y eso lo puedo asegurar porque sólo yo sé lo que siento y pienso. Lo que pasa es que no todo el mundo sabe cómo “tocarme”, cómo tratarme. Simplemente, casi nadie me entiende.

Gracias, Andrew, porque a ti siempre te gustó mi pelo, (o al menos eso dices siempre), y porque siempre supiste cómo tratarme, y a la gente que siempre ha estado a mi lado, a pesar de… todo (supongo que son Andrés y Sofi, pero ya tengo mucho más que casi todo el mundo).

——————————————————————————————–

Hace un tiempo se me ocurrió una idea: me gustaría crear un “blog youtuberiano” sobre cómo tratar un pelo rizado, porque a mí me ha costado mucho saber cómo y lo pasé muy mal, y no soy ninguna profesional, pero a lo mejor puedo ayudar a alguien. Pero es un proyecto más de los mil que tengo en la cabeza…

 

No desistas

COLIBRI1

Cuentan los guaraníes que un día hubo un enorme incendio en la selva.

Todos los animales huían despavoridos, pues era un fuego terrible.
De pronto, el jaguar vio pasar sobre su cabeza al colibrí… en dirección contraria, es decir, hacia el fuego.
Le extrañó sobremanera, pero no quiso detenerse.
Al instante, lo vio pasar de nuevo, esta vez en su misma dirección.
Pudo observar este ir y venir repetidas veces, hasta que decidió preguntar al pajarillo, pues le parecía un comportamiento extraño:
– ¿Qué haces colibrí?, le preguntó.
– Voy al lago -respondió el ave-, tomo agua con el pico y la echo en el fuego para apagar el incendio.
El jaguar se sonrió.
– ¿Estás loco?- le dijo -. ¿Crees que vas a conseguir apagarlo tú solo con tu pequeño pico?
– Bueno – respondió, el colibrí -, yo hago mi parte…
Y tras decir esto, se marchó a por más agua al lago.

Anteriores Entradas antiguas