Para aquellos que me hicieron bullying

 

Nunca he hablado de esto. Miento, sólo una vez, y no sé si sigo sin estar preparada.

Siempre pensaba que tenía que aguantar, mientras todos veían lo que pasaba y volvían la cara, incluidos profesores. A nadie se le ocurrió decirme que no tenía por qué pasar por eso.

Gracias a Dios ahora hay más información sobre este tema (hasta tiene un nombre; cuando me pasó a mí, no). Ahora muchos niños se cambian de colegio y empiezan de nuevo, y no les vuelve a pasar lo mismo.

PORQUE EL PROBLEMA NO SON ELLOS.

Hoy he imaginado una conversación con uno de ellos, cualquiera, da igual.

-No, nunca te voy a perdonar.
Sé que algún día en algún momento de tu(s) vida(s) te darás cuenta de lo que hiciste y no podrás vivir con ello, y vendrás a pedirme perdón, pero yo no os puedo perdonar (todavía no, al menos). Porque fueron demasiados días llorando, demasiado ensañamiento que no entiendo. Demasiado tiempo preguntándome qué había hecho mal (sí, yo).

Te imagino diciendo que no era para tanto, que sólo eran bromas, tonterías de niños. Y eso pensaba yo, cuando me preguntaba por qué me afectaba tanto.

No eran bromas, porque era constante, desde que me veíais aparecer en clase a primera hora hasta que me iba e, incluso, cuando me cruzaba con vosotros por la calle. Incluso AÑOS después de dejar de ir al mismo instituto.

Si no eran insultos, os tirabáis toda la clase tirándome bolitas de papel en el pelo, o riéndoos de cualquier otra cosa sobre mí.

No, no eran tonterías de niños.

No, todavía no te puedo perdonar. Espero que tú sí puedas volver a dormir tranquilo por la noche.

 

Incluso intenté entenderlos. Muchos de ellos eran marginados potenciales, sólo intentaban que no se lo hicieran a ellos.

Yo intentaba entenderlos mientras me sumía cada vez más en una depresión. Ellos nunca intentaron ponerse en mi lugar en lo más mínimo.

 

Uno de ellos, hace años, se cruzó conmigo varias veces en el autobús (todo pasa por algo, no creo que fuera coincidencia, quizás se dio cuenta de algo o se acordó de mí, porque yo ya ni siquiera vivía en la misma población).
El caso es que cuando nos cruzábamos me sonreía abiertamente, con una sonrisa de oreja a oreja, y me saludaba. Siempre he pensado que buscaba ese perdón del que he hablado antes, pero no se lo di. O ni le miraba o le miraba mal, según el día, quería dejarle bien claro que no le perdonaba. Creo que lo conseguí. Después de 4 o 5 veces, dejé de cruzármele.

(También existe la posibilidad de que intentara hacerme sentir mejor, que intentara decirme: “no te preocupes, no era tu culpa”. Pero eso ya lo sabía yo de hace tiempo, gracias. Si fue eso y no se sentía mal, es que todavía le queda mucho camino por recorrer).

Hace tiempo leí la historia de la niña a la que le hicieron una foto en una guerra. La había rociado con ácido, se estaba deshaciendo, quemando literalmente, viva.

Sufrió durante años curas tan dolorosas que se desmayaba muchas veces… Ahora es una mujer casada. El caso es que la entrevistaron ya siendo mayor, y dijo que había perdonado a quienes se lo hicieron. Lo curioso es que ellos no le habían pedido perdón…

Sé que eso es un grado muy “superior” al mío, y no sé si podré llegar a eso algún día, aunque espero que sí, porque sé que es a mí a quien le dejaría de doler esto si consiguiera llegar a ese estado.

Supongo que atreverme a publicar esto aquí significa que he avanzado un poco. Antes de daba pánico siquiera pensar que alguien se pudiera enterar de que pasé por eso (un poco estúpido contando que lo sabía todo el instituto, incluídos profesores y director), pero no fue mi culpa, no tengo que avergonzarme, y si puedo ayudar a alguien (de cualquier forma), me gustaría. Aunque sólo sea porque lleguen aquí y lean esto:

“No tienes que aguantar eso”

 

Idos, idos a un lugar distinto, mejor o lejano, como sea, no dejéis que os destruyan.

 

 

No, gracias

Cállate.10628184_1559209400974133_4420954054881113197_n
No digas nada.
No te quejes.
Sé como la sociedad quiere que seas.
Cómprate ropa. Péinate. Maquíllate. Usa gomina. Hazte este corte de pelo. ¿Rastas? Hippie de mierda. ¿Cómo vas a raparte? Das mala imagen. ¿Tatuajes? Tápalos. ¿Piercings? Quítatelos. No llames la atención. Sé una más, sé uno más. Del montón.
Cree en dios, cree en la iglesia.
Haz lo que la sociedad espera de ti.
Cásate, compra una casa, un coche, ten un hijo, vístelo de azul, o una hija, y vístela de rosa.
¿Como no vas a tener descendencia? Insensato. Insensata.
Come carne, pescado, lácteos, huevos. No hagas preguntas, nada importa.
Haz caso de todo lo que dice la televisión.
No preguntes.
No lleves la contraria.
Busca un trabajo, aunque no te guste. Permite que te exploten.
Olvida tus ilusiones. 1477946_544342485636456_2022003463_n
Deja que te manipulen.
Déjate someter por el yugo del sistema capitalista.
Déjate mangonear, pisar, robar.
No pretendas cambiar la sociedad, te van a aplastar.
Mantente en silencio… No pienses,
OBEDECE.
……………………………………….
NO.

Autora: Verónica PS Vegana, en facebook

 425852_10151071397957651_1539691592_n

“La Vie en Rose” (traducida) & Sobre el final de “Cómo conocí a vuestra madre”

Ahora vuelvo a sentirme bien, por fin… A ver si sigo hacia “arriba”.

Hace relativamente poco vi el final de “Cómo conocí a vuestra madre”.

¡ATENCIÓN SPOILERS!

Quizás fuera por mi demasiado reciente experiencia con la muerte, pero me sentó fatal el final de la serie. Más tarde, analizándolo con Ana, llegué a la conclusión de que sentí que habían faltado al respeto y la memoria de una persona muerta… La habían menospreciado, su amor por ella, lo que compartieron con ella… No sé si me explico bien. Me dio tanta rabia, que se me saltaban las lágrimas, casi me puse a llorar.
Como siempre, me ponía en su lugar, en el de la persona muerta, en el de las personas que se quedan cuando alguien se va… Y me dolía lo trivial que lo hicieron todo, desde el principio hasta el final de la serie; los niños diciéndole a su padre que no querían oír la historia de cómo conoció a su madre muerta sin un ápice de sensibilidad ni tristeza, tanto al principio de la serie como al final, cuando le dicen que no les importa que se vaya con otra, que prácticamente su madre parecía una más de tantas otras a las que conoció para llegar a su amor verdadero; Robin, esa inconsciente e infantil mujer que jugó con él mil veces, que nunca se decidió a estar con él, y que parece sólo conformarse al final por no quedarse sola, y se queda con el buenazo tonto que SIEMPRE fue detrás como un perrito, incluso cuando se iba a casar, cuando le dejó tirado, cuando… bueno, etc.

Sin embargo, yo llevaba esperando conocer a la Madre 8 LARGAS temporadas, y como algo que llevas esperando de hace mucho tiempo siempre se te hace demasiado grande y luego es muy probable que te decepcione, casi me parecía seguro que no me iba a gustar, por todas las expectativas creadas durante tantísimo tiempo.

Y entonces empezaron a enseñarnos pinceladas de ella:
– El físico: Pensé que estaba bien; era guapa; sencilla, pero no demasiado explosiva ni sexy. Si hubiera sido perfecta me habría parecido demasiado para Ted (lo siento, Ted siempre fue para mí un desesperado).
– El carácter: Al principio me pareció demasiado perfecta, yo nunca “simpatizo” con los perfectos, porque de alguna forma me hacen sentir mal; demasiado imperfecta jajajaja, pero luego me empezó, poco a poco, a caer bien, hasta el punto que me cayó realmente genial. ¿Qué hay de malo en esto? Pues que era demasiado buena para Ted. Por cierto, me “gustó” (entre comillas) su historia anterior; ella tuvo un amor de su vida, y aún así Ted se convirtió en el nuevo amor de su vida (ella al parecer no estaba a la altura de Robin; por favor, nótese la ironía).

Así que acabé simpatizando con un personaje perfecto, increíble en mí; ¿será porque me recordaba a mí en parte? Sus intentos de “ayudar” a todos (sí, yo lo hago aunque si alguien lo duda I don’t give a fucking damn), su forma de comportarse de forma infantil… No sé, ya casi no me acuerdo porque lo vi hace meses, pero sé que en muchas cosas me recordaba a mí.

Después de ver toda la serie pensando que intentaban hacer un nuevo friends y que se quedaron MUY por el camino, hubo un momento en que pensé que habían cambiado a los guionistas, y esto fue poco antes del final, porque si lo hubieran acabado ahí, me habría encantado, me habría parecido que “todo” cobraba sentido (a ver, el resto de la serie seguiría pareciéndome mediocre o normalita, pero al menos tendría una buena razón para haber contado a sus hijos su historia), y eso fue cuando la madre enfermaba. En esos momentos, me sentí como cuando lees una poesía (bonita, claro) y pensé que era precioso el hecho de que hubiera querido contarles a sus hijos cómo se conocieron. Nadie entendía que les contara a sus propios hijos con todo detalle toooooodos los muuuuchos líos que había tenido con otras antes que con su madre, y más siendo lo pardillo que era (mucho, lo siento si me ensaño pero es que…), pero ahí lo entendí: Intentaba que vieran la de veces que se dio de morros, que fue un estúpido, que se empeñó en errores… Porque todo eso le sirvió para conocer al amor de su vida: La madre de ellos. Me pareció tan bonito que… En dos segundos me lo jodieron, porque de repente estaban hablando de cómo la mujer de su vida era su tía y que a los niños no les importaba que se fuera con ellos… Y sin un ápice de sentimiento: Ok, para Ted “sólo” era la madre de sus hijos, nada importante porque el amor de su vida era Robin, pero para sus hijos debería seguir siendo su madre (¿no?). ¿Dónde quedaron sus sentimientos por su madre fallecida?

Así que en un segundo pasó de ser el final perfecto (mira que es difícil hacer un final perfecto, y ellos casi lo consiguen… por equivocación) ¡y cogen y se lo cargan en dos segundos! ¿¿¡¡¡POR QUÉ NO APAGUÉ LA TV EN ESE MOMENTO??!!

Otra cosa de la que me quiero quejar: El personaje de Barney, el cual se cargan y recuperan su sentido en varios momentos de la serie (creo que si hubieran contratado un psicólogo les habría dio bien porque la psicología de personajes se la pasan por el forro). Primero era un crío “divertido”, un cabrón como tantos que hay, y si te acuestan con un tío la primera noche ya sabes que seguramente se quede ahí la relación y no vuelvas a verle, y si no lo sabes, pos así lo aprendes porque es lo que suele pasar, luego se hace el personaje un tanto insoportable porque ya le limitaban a decir burradas y tonterías y perdió todo el sentido y el poco cariño que se le podía tener.
El caso, llega una tía (no me acuerdo cuál así que no me preguntéis) la cual le enamora, no sé si era la gogó o cuál; ok, sienta la cabeza, puede ser, pero luego vuelve a lo mismo… Ok, raro porque se suponía que era el amor de su vida pero bueno (aquí los amores de la vida te los pasas por…). Entonces se enamora de Robin y pasa exactamente lo mismo (un poco raro, pero bueno, se ve que él necesita que le pase dos veces para sentar la cabeza), pero no, resulta que vuelve a lo mismo.. Y entonces resulta que sí, vuelve con Robin y se casan, porque sí que era ella la que le iba a hacer sentar la cabeza. Y esta vez va en serio porque HAY UNA BODA DE UN FIN DE SEMANA Y DE UNA TEMPORADA ENTERA que lo acredita… pero no, porque al igual que se pasan los amores de la vida por el forro, también te pueden cortar en un capítulo un matrimonio que se ha forjado duramente media serie y se ha reforzado  una temporada entera… Así son ellos….:S
Y para “salvar” el personaje, se queda solo para siempre (súper lógico, un tío así, ni siquiera de mayor quiere quedarse con alguien, mira que me extraña… Llegaría un punto en que se aburriría ya del sexo, las mujeres, el juego,  de todo… Si lleva toda su vida igual… Era normal que consiguiera una “imposible” como Robin o la que fuera con la cual demostrara que siempre podía conseguir a cualquiera, que se supone que es lo que quería con sus “juegos” y que lo dejara).
Y bueno, tiene una hija la cual se convierte en el amor de su vida. Eso me parece “bien” y bonito, si no hubieran liado tanto el resto: sobraba lo de Robin; ¿Para qué les casan? Es que SOBRA

Pues eso, que quería decir que es horrible el final y que estoy enfadadísima con los guionistas, que no tienen sentimientos, pero vamos, lo mejor que puedo decir es que es mi culpa, porque durante toda la serie dejaron muy claro que NO DABAN PARA MÁS, así que mea culpa por hacerme ilusiones.

Ah, y un último apunte sobre esta serie sobre la que espero no volver a tener que escribir: No se parece en nada a Friends; quisieron copiarlo, por supuesto, pero no les llegaron ni a la punta del zapato. Lo único en que se parecen es porque lo copiaron, no porque hicieran ellos algo bueno. Chandler era GENIAL, Ross no me caía bien, pero era “mono” con Rachel mientras que Ted es un calzonazos ridículo, la pareja de Mónica y Chandler eran empalagosos pero más al final y era lógico, mientras que Lily y Marshall me daban ganas de vomitar arco iris desde el minuto 1 hasta el final del todo… Rachel tampoco me caía bien, pero al menos era creíble su personaje y evolucionaba a mejor. Barney se salva porque el actor es la ostia (en friends todos eran actores geniales) y aunque tenía épocas que no le aguantaba en la serie en general era el que hacía gracias y la hacía más llevadera. Eso sí, nada que ver con Joey, que tenía la mezcla perfecta de dulzura, sencillez y estupidez. Incluso Phoebe, que era el personaje que me sacaba de quicio en la serie, es mejor que cualquiera de HIMYM (menos, quizás, Tracy)

No todo me pareció horrible de la serie, la vi porque al principio era “entretenidilla”, es lo mejor que puedo decir de ella. Y por ver algo y ver cómo era la madre.

El caso es que esta canción me pareció preciosa; yo no entiendo la versión en francés pero la letra de esta versión me parece tan perfecta que me encantó, y cómo canta también… Y el momento de esta escena me llegó pero bien, Cristin Milioti lo interpreta de una forma insuperable (esa tristeza…), por eso la traduzco aquí. Me encanta. Pero no quería dejar pasar la oportunidad de mostrar mi eterno enfado con los guionistas de la serie, por faltar al respeto la memoria de los muertos, de los antiguos amores, de los padres…
Siento haberme enrollado tanto… Y eso que seguro que me dejo cosas sin decir…

Disfrutadla. Me encanta la letra, la voz y la música, no puede ser más bonita con mayor sencillez. Aquí se hace patente eso de “menos es más”.

“La vie en rose” traducción:

“La vida en rosa”

Hold me close and hold me fast // Abrázame fuerte y abrázame firme
This magic spell you cast  // Ese hechizo mágico que creas *
This is la vie en rose // Esta es “la vie en rose” **
When you kiss me, heaven sighs //  Cuando me besas, el cielo suspira
and though I close my eyes // y aunque cierre mis ojos
I see la vie en rose // Veo “la vie en rose”
When you press me to your heart // Cuando me aprietas contra tu pecho
I’m in a world apart // estoy en otro mundo diferente;
a world where roses bloom // un mundo donde las rosas florecen…
And when you speak, angels sing from above // Y cuando hablas, los ángeles cantan desde arriba
Everyday words seem to turn into love songs // Las palabras de cada día parecen convertirse en canciones de amor…

Give your heart and soul to me // Date a mí, tu corazón y tu alma ***
and life will always be // y la vida siempre será
La vie en rose. // La vie en rose


Last Forever: Part One
Everyday words seem to turn into love songs…
abrazo3
When you press me to your heart
I’m in a world apart;
a world where roses bloom…

*En todas partes traducen lanzar o echar pero yo busco otra palabra que no me sale, que es como crear o hacer o algo así….
**Creo que es más correcto no traducirlo ya que en inglés tampoco lo hace. Ya se sabe lo que significa y por si las moscas lo traduje en el título.
*** Sí, más fácil y lógico: Dame tu corazón y tu alma, pero a mí me suena diferente así, más parecido a lo que dice en inglés.

LA OSTRA Y LA PERLA

Las perlas son el resultado del crecimiento provocado por la presencia en el interior de la concha de los moluscos de una partícula de material ajeno (grano de arena). Una ostra que no ha sido herida no puede producir perlas, por ello están asociadas a las lágrimas, existiendo la creencia que las perlas dan mala suerte si van engarzadas, no así si están solas.

Las perlas son producto del dolor, es el resultado de la entrada de una sustancia extraña e indeseable al interior de la ostra, como un parásito o un grano de arena. En la parte interna de la ostra se encuentra una sustancia lustrosa llamada nácar, cuando un grano de arena penetra en la ostra, las células de nácar comienzan a trabajar y cubren el grano de arena con capas y capas y más capas de nácar para proteger el cuerpo indefenso de la ostra. Como resultado, se va formando una hermosa perla. Una ostra que no haya sido herida de algún modo, no puede producir perlas.

Porque la perla es una herida cicatrizada.

¿Te has sentido lastimado por palabras hirientes?

¿Has sido acusado de haber dicho cosas que nunca dijiste?

¿Tus ideas fueron rechazadas o mal interpretadas? ¿O quizás fueron tomadas por alguien para presentarlas como propias?

¿Has sufrido golpes de los que adquieren ideas preconcebidas indebidamente?

¿Has sido objeto de la indiferencia?

Entonces… ¡produce una perla!

Cubre cada una de tus heridas con varias capas de amor

Muchas personas sólo aprenden a cultivar resentimientos, dejando sus heridas abiertas, alimentándose con sentimientos pobres, los cuales impiden que las lesiones cicatricen.

En la vida real vemos muchas “ostras vacías”, no porque no hayan sido heridas sino porque no han cubierto con capas de nácar la substancia extraña, no han sabido perdonar, comprender y transformar el dolor en amor.

¿Tienes muchas perlas en tu corazón?

Vale la pena enfrentarse a las heridas. No seas vencido por el mal, rinde al enemigo con el bien. Dijo Einsten: El mundo no está amenazado por las malas personas, sino por aquellos que permiten la maldad.

rabindranath tagore

Para las chicas de pelo rebelde-rizado

Hace tiempo, conocí a un chico por internet. Me parecía interesante cómo pensaba.
Un día, por ejemplo, me empezó a hablar de cómo él creía que el físico de las personas estaba relacionado con su personalidad. Me puso algunos ejemplos y me pareció interesante y posible (me dijo, por ejemplo, que las personas de ojos azules eran menos pasionales o algo así, hace mucho, no me acuerdo bien), así que le dije que me explicara más poniéndome como ejemplo (ahora que hago memoria creo que lo hizo sin que se lo pidiera).

Me dijo que, por ejemplo mi pelo le sugería que, al tocarlo, se le enredaría entre los dedos y no podría “peinarlo”, se quedaría atrapado; es decir, que yo era complicada y difícil de llevar (algo así, hace muchos años y no recuerdo las palabras exactas, que conste).

Yo tenía una inseguridad enorme por mi pelo desde siempre, y eso no me ayudó, pero eso da igual, si él lo pensaba…

El caso es que yo me pasé muchos años (antes y después de eso) pensando que yo era complicada y difícil de llevar, y que mi pelo era feo y se enredaría y que a nadie le gustaría tocarlo nunca.

Hace tan sólo dos días, a mis 28 años, se me ocurrió una idea como siempre me pasa últimamente (creo que he desarrollado un sexto sentido, una intuición grandísima); pensé que a mí siempre me ha encantado tocarme el pelo de forma que casi me hipnotiza y me relaja, así que lo que ocurre es que no todo el mundo sabe cómo ha de tocarse un pelo rizado… Pero si se sabe, te encantará. Simplemente, no todo el mundo lo entiende.

Al igual que puede parecer que soy difícil en un principio, pero en el fondo, mis intenciones son muy puras y bondadosa, y eso lo puedo asegurar porque sólo yo sé lo que siento y pienso. Lo que pasa es que no todo el mundo sabe cómo “tocarme”, cómo tratarme. Simplemente, casi nadie me entiende.

Gracias, Andrew, porque a ti siempre te gustó mi pelo, (o al menos eso dices siempre), y porque siempre supiste cómo tratarme, y a la gente que siempre ha estado a mi lado, a pesar de… todo (supongo que son Andrés y Sofi, pero ya tengo mucho más que casi todo el mundo).

——————————————————————————————–

Hace un tiempo se me ocurrió una idea: me gustaría crear un “blog youtuberiano” sobre cómo tratar un pelo rizado, porque a mí me ha costado mucho saber cómo y lo pasé muy mal, y no soy ninguna profesional, pero a lo mejor puedo ayudar a alguien. Pero es un proyecto más de los mil que tengo en la cabeza…

 

¿Qué significa ser empático?

Ser empático es cuando te afectan las energías de otras personas, y tienes una capacidad innata de sentir intuitivamente y percibir a los demás. Tu vida está inconscientemente influenciada por los deseos, sueños, pensamientos y estados de ánimo de los otros. Ser empático es mucho más que ser muy sensible y no se limita sólo a las emociones. Los empáticos pueden percibir sensibilidades físicas e impulsos espirituales, así como simplemente saber las motivaciones e intenciones de los demás. O eres empático o no lo eres. No es un rasgo que se aprende. Estás siempre abierto, por así decirlo, para procesar los sentimientos y la energía de las otras personas, lo que significa que realmente sientes, y en muchos casos cargas con las emociones de los demás. Muchos empáticos experimentan diariamente cosas como fatiga crónica, sensibilidades al medio ambiente, o dolores y sufrimientos inexplicables. Estas son todas cosas que son más propensas a ser adquiridas de influencias externas y no tanto de uno mismo. Esencialmente, estás caminando por el mundo con toda la acumulación del karma, emociones y energía de los demás.

Captura de pantalla 2014-06-24 a la(s) 8.48.09

Los empáticos suelen ser triunfadores reservados. Se pueden tomar un tiempo para aceptar un cumplido; son más propensos a señalar los atributos positivos de otros. Son muy expresivos en todas las áreas de conexión emocional, y hablan abiertamente, y, a veces, son bastante francos. Pueden tener algunos problemas al hablar sobre sus propios sentimientos si otro quiere escuchar (sin importar lo mucho que escuchen a los demás).

Sin embargo, pueden ser exactamente lo contrario: solitarios y aparentemente insensibles. Incluso pueden aparecer ignorantes. Algunos son muy buenos para “bloquear” a los demás y eso no es siempre algo malo, al menos para el aprendizaje empático luchando con un aluvión de emociones de los demás, así como con los propios sentimientos.

Los empáticos tienen una tendencia a sentir abiertamente lo que está fuera de ellos más que lo que está dentro de ellos. Esto puede provocar que los empáticos ignoren sus propias necesidades. En general un empático no es violento ni agresivo y se inclina más hacia ser el pacificador. Cualquier zona llena de desarmonía crea una sensación incómoda en un empático. Si se encuentran en medio de una confrontación, se esforzarán por resolver la situación lo antes posible. Si expresan palabras duras al defenderse a sí mismos, probablemente van a disgustarse por su falta de auto-control, y tendrán una preferencia por resolver pacíficamente el problema lo más rápido posible.

Captura de pantalla 2014-06-24 a la(s) 8.49.17

Los empáticos se inclinan más a recoger los sentimientos de los demás y proyectarlos sin darse cuenta de su origen. Hablar las cosas es un factor importante para la liberación de las emociones en el aprendizaje empático. Ellos pueden desarrollar un grado aún mayor de entendimiento para poder encontrar paz en la mayoría de las situaciones. La desventaja es que los empáticos pueden reprimir las emociones y construir barreras gigantes a fin de no dejar que los demás sepan de sus pensamientos y/o sentimientos más íntimos. Esta retención de la expresión emocional puede ser un resultado directo de una experiencia traumática, una educación sin expresión, o simplemente de que se les decía cuando niños, “¡Los niños están hechos para ser vistos pero no oídos!”

Sin lugar a dudas, esta retención emocional puede ser perjudicial para la salud. Mientras por más tiempo uno no libere sus pensamientos y/o sentimientos, estos construyen más poder. Los pensamientos y/o sentimientos con el tiempo pueden convertirse en explosivos, si no paralizantes. La necesidad de expresarse con honestidad es una forma de sanarse y es una elección abierta a todos. No hacerlo puede resultar en una ruptura de la persona y en una inestabilidad emocional y mental, o la creación de una dolencia física o una enfermedad.

Los empáticos son sensibles a la TV, vídeos, películas, noticias y transmisiones. La violencia o los dramas emocionales que representen escenas impactantes de dolor físico o emocional en adultos, niños o animales pueden llevar a un empático fácilmente a las lágrimas. A veces, pueden sentirse físicamente enfermos o ahogarse en lágrimas. Algunos empáticos tienen dificultades para comprender tal crueldad, y pueden tener graves dificultades para expresarse frente a la ignorancia, mente cerrada y evidente falta de compasión de otros. Ellos simplemente no pueden justificar el sufrimiento que sienten y ven.

Captura de pantalla 2014-06-24 a la(s) 8.47.03

Vas a encontrar a más empáticos trabajando con personas, animales o naturaleza, con una verdadera pasión y dedicación para ayudarlos. A menudo son infatigables profesores y/o cuidadores de nuestro medio ambiente y todo lo que está dentro de él. Muchos voluntarios son empáticos y renuncian a su tiempo personal para ayudar a los demás sin remuneración ni/o reconocimiento.

Los empáticos pueden ser excelentes narradores debido a una imaginación sin fin, mentes inquisitivas y conocimiento cada vez mayor. Pueden ser viejos románticos en el fondo y muy amables. También pueden ser los “guardianes” de los conocimientos ancestrales y de la historia familiar. Si no son los típicos historiadores de la familia, pueden ser los que escuchan las historias pasadas y que poseen la mayor parte de la historia familiar. No es sorprendente que hayan comenzado o posean un árbol genealógico.

Tienen un gran interés en la música para satisfacer sus muchos temperamentos expresivos. Algunos pueden preguntarse cómo los empáticos pueden escuchar un estilo de música, y en pocos minutos, cambiar a algo completamente diferente. Las letras de las canciones pueden tener efectos adversos, de gran alcance en los empáticos, sobre todo si son relevantes a una experiencia reciente. En esos casos, es aconsejable que escuchen música sin letra, ¡para evitar jugar con sus emociones!

Captura de pantalla 2014-06-24 a la(s) 8.50.30

Ellos son igualmente expresivos con el lenguaje corporal que con las palabras, pensamientos y sentimientos. Su creatividad se expresa a menudo a través del baile, la actuación, y los movimientos corporales. Los empáticos pueden proyectar una cantidad increíble de energía que describe y/o libera su emoción. Pueden perderse en la música, hasta el punto de estar en un estado de trance; se convierten en uno sólo con la música, a través de la expresión de sus cuerpos físicos. Ellos describen esta sensación como un tiempo cuando todo lo demás alrededor de ellos es casi inexistente.

La personas de todas las clases y los animales se sienten atraídos por la calidez y la compasión genuina de los empáticos. Sin importar si los otros se dan cuenta de que alguien es empático, ¡se sienten atraídos por ellos al igual como a un objeto de metal le atrae un imán!

Incluso a completos desconocidos les resulta fácil hablar con empáticos de sus cosas más personales, y antes de darse cuenta, han derramado sus corazones y almas sin proponérselo conscientemente. Es como si en un nivel subconsciente esa persona sabe instintivamente que los empáticos los van a escuchar de manera compasiva.

Estos son los oyentes de la vida. Pueden ser extrovertidos, entusiastas y un placer de estar con ellos, ¡así como altamente humorísticos en los momentos más insólitos! Por otro lado, los empáticos pueden tener cambios de humor que harán que otros alrededor de ellos quieran saltar por la borda y abandonar el barco. Los pensamientos y sentimientos empáticos que reciben de todos pueden ser tan abrumadores (si no se entienden) que sus estados de ánimo pueden fluctuar con la velocidad del rayo. En un momento pueden ser realmente felices y, de la nada, miserables.

Abandonar a un empático en la angustia de sus alternados cambios de ánimo puede crear efectos perjudiciales. Un simple retorno de un amor-escucha empático y preocupación compasiva sin prejuicios o condenas – puede hacer que la recuperación de un empático sea un largo camino. Muchos empáticos no entienden lo que está ocurriendo en su interior. Ellos literalmente no tienen idea de que las emociones de otra persona ahora se sienten como propias y las reflejan hacia el exterior. Están confundidos en cuanto a por qué en un momento todo estaba bien, y luego el siguiente, se sienten tan deprimidos, solos, etc. La necesidad de entender las posibilidades de conexión empática es una parte vital del viaje de los empáticos para ellos mismos y para quienes los rodean.

Los empáticos son a menudo solucionadores de problemas, pensadores e investigadores de muchas cosas. En lo que concierne a los empáticos, donde hay un problema, también hay una respuesta. A menudo buscarán hasta que encuentren una – aunque sólo sea por la paz mental. Esto sin duda puede resultar beneficioso para los demás en sus relaciones, en el trabajo, o en la casa. Donde hay voluntad, hay un camino y el empático lo encontrará. Las empáticos pueden literalmente (probablemente sin el conocimiento de lo que está ocurriendo en realidad) utilizar conocimiento universal y orientarse a la solución de cualquier cosa en la que ponen su cabeza y corazón.

Los empáticos a menudo son soñadores vivos y/o lúcidos. Pueden soñar en detalle y son inquisitivos acerca del contenido del sueño. A menudo sienten que de algún modo los sueños están vinculados a su vida física, y no son sólo un montón de imágenes sin sentido e irrelevantes. Esta curiosidad lleva a muchos soñadores empáticos a desentrañar algunos de los “misteriosos” contenidos de los sueños desde una edad temprana y a conectar la interpretación con la relevancia en sus vidas físicas. Si no es así, pueden soñar con interpretaciones a través de otros medios.

Los empáticos son soñadores con dificultades para mantenerse enfocados en lo mundano. Si la vida no es estimulante, un empático va a entrar en un estado desconectado de la mente. Van a ir a alguna parte, a cualquier lugar, en un pensamiento que aparece alejado de la realidad física. Si un profesor imparte clases con poca o ninguna interacción emocional, los empáticos no serán receptivos a este tipo de enseñanza y pueden (inintencionadamente) derivar en un estado de ensoñación.

Captura de pantalla 2014-06-24 a la(s) 8.52.19

Si se le da al estudiante empático un profesor que habla con estímulos y emociones (a través de la experiencia real de un tema determinado), serán receptivos y alertas. Los empáticos son un público cautivado. Este mismo principio se aplica en la actuación. Un actor puede cautivar a la audiencia a través de la expresión (en todos los aspectos) de emociones (como si en realidad experimentaran el papel que están representando) o los perderá por completo. Los empáticos pueden ser actores destacados.

Los empáticos con frecuencia experimentan “déjà vu” y sincronicidades. Lo que puede comenzar inicialmente como, “Oh, qué casualidad”, dará lugar a la comprensión de las coincidencias. Estas sincronicidades se convertirán en acontecimientos bienvenidos y en continua expansión. Las sincronicidades pueden provocar un sentimiento de euforia cuando los empáticos se identifican con ellas y aprecian la conexión a su naturaleza empática.

Los empáticos son más propensos a haber tenido experiencias paranormales a lo largo de sus vidas. Las NDS’s (experiencias cercanas a la muerte) y las OBE’s (experiencias fuera del cuerpo) pueden causar a un empático desprevenido un período de despertar y les da el impulso necesario para un viaje de descubrimiento. Los que quedan atrapados en la vida, en formas que dictan la sociedad, en el trabajo, etc, pueden perderse en una forma mecánica de vida que tiene muy poco sentido. Todos los “signos de orientación” se ignoran en este estado de “hacer”. Un camino para estar sano de nuevo se hace evidente y comienza la búsqueda de más significado en la vida.

Este tipo de experiencias parecen dramáticas, pueden de verdad alterar la vida, y tienen seguramente la misma intensidad memorable en los años venideros. Son la voz que nos guía y anima a seguir nuestro camino en conciencia. A veces, ¡algunos de nosotros requerimos de esa ayuda extra!

Para algunos empáticos, la falta de comprensión hacia los sucesos paranormales que experimentan, puede conducir a la supresión de tales habilidades. (La mayor parte de estas habilidades son muy naturales y no son coincidencia.) Los empáticos pueden adoptar, sin saberlo, la actitud positiva o negativa de los demás como propia. (Sin embargo, esto puede ser superado.) Los empáticos pueden tener que seguir sus intereses en lo paranormal y lo inexplicable con el fin de explicar y aceptar sus circunstancias de vida.

Aquí están 30 de los rasgos más comunes:

Captura de pantalla 2014-06-24 a la(s) 8.54.17

1. Conocimiento:

Los empáticos simplemente saben cosas, sin que se las hayan dicho. Es un conocimiento que va mucho más allá de la intuición o los sentimientos, a pesar de que así es como muchos podrían describirlo. Mientras más sintonizados están, más fuerte se hace este don.

 

2. Estar en lugares públicos puede ser abrumador:

Los lugares como centros comerciales, supermercados o estadios en los que hay un montón de gente alrededor pueden llenar a un empático de las emociones turbulentas que vienen de los demás.

 

3. Sentir las emociones de otros y llevarlas como propias:

Algunos sienten las emociones de los que están cerca y otros sienten las emociones de los que están a una gran distancia, o ambas. Un empático más hábil sabrá si alguien está teniendo malos pensamientos acerca de ellos, incluso desde gran distancia.

 

4. Observar violencia, crueldad o tragedia en la televisión es insoportable:

Mientras más sintonía empática tienen, se vuelve peor y puede hacer que finalmente tengan que dejar por completo de ver televisión y leer periódicos.

 

5. Sabe cuando alguien no está siendo honesto:

Si un amigo o un ser querido está diciendo mentiras, él lo sabe (aunque muchos empáticos tratan de no concentrarse en esto porque saber que un ser querido les miente puede ser doloroso). O si alguien está diciendo una cosa, pero sintiendo/pensando otra, lo sabe.

 

6. Recoge los síntomas físicos de otro:

Un empático casi siempre desarrollará las dolencias de otro (resfriados, infecciones oculares, dolores en el cuerpo y sufrimientos), especialmente de aquellos más cercanos, algo así como dolores solidarios.

 

7. Los trastornos digestivos y problemas de espalda:

El chakra del plexo solar se basa en el centro del abdomen y se le conoce como el asiento de las emociones. Aquí es donde los empáticos sienten la emoción del otro, lo cual puede debilitar el área y, finalmente, dar lugar a algo, desde úlceras de estómago hasta síndrome de intestino irritable (demasiadas otras condiciones como para listarlas aquí). Los problemas de espalda se pueden desarrollar por estar sin conexión a tierra (entre otras cosas).

 

8. Siempre mirando hacia los desvalidos:

Cualquier persona sufriendo, con dolor emocional o siendo intimidado, llama la atención y compasión de un empático.

 

9. Otros quieren descargar sus problemas en ellos, incluso extraños:

un empático puede convertirse en un vertedero de los problemas de todos los demás, que, si no tienen cuidado, pueden terminar como propios.

 

10. Fatiga constante:

Los empáticos a menudo agotan su energía, puede ser simplemente por cargar demasiado con los demás, lo que incluso el sueño no puede curar. Muchos son diagnosticados con síndrome de fatiga crónica.

 

11. Personalidad adictiva:

El alcohol, las drogas, el sexo, son, por nombrar sólo algunas, adicciones a las que los empáticos pueden recurrir para bloquear las emociones de los demás. Es una forma de protección de sí mismos con el fin de esconderse de alguien o de algo.

 

12. Extraer para sanar, terapias holísticas y todas las cosas metafísicas:

Aunque muchos empáticos amarían poder curar a otros, pueden terminar alejándose de ser sanadores (a pesar de que tienen una habilidad natural para eso), después de haber estudiado y estar calificados, porque cargan demasiado con quienes están tratando de sanar. Sobre todo si son conscientes de su empatía. Cualquier cosa de naturaleza sobrenatural es de interés de los empáticos y no se sorprenden fácilmente. Incluso en la revelación de lo que muchos otros consideran impensable, por ejemplo, los empáticos habrían sabido que el mundo era redondo cuando otros creían que era plano.

 

13 Creativos:

Desde cantar, bailar, actuar, dibujar o escribir, un empático tendrá una fuerte vena creativa y una vívida imaginación.

 

14. El amor a la naturaleza y a los animales:

Estar al aire libre en la naturaleza es una necesidad para los empáticos, y las mascotas son una parte esencial de sus vidas.

 

15. Necesidad de soledad:

Un empático se vuelve loco si no tiene tiempo para estar tranquilo. Esto es aún más evidente en los niños empáticos.

 

16. Se aburre o distrae con facilidad si no es estimulado:

El trabajo, la escuela y la vida familiar tiene que tener interés para un empático, o se desconectan de él y terminan soñando despiertos.

 

17. Le resulta imposible hacer cosas que no disfruta:

Igual que el anterior. Se siente como que están viviendo una mentira al hacerlo. Forzar a un empático a hacer algo que no le gusta a través de culpabilidad o etiquetándolo como inactivo, sólo servirá para hacerlo infeliz. Es por esta razón que muchos empáticos pueden ser etiquetados como perezosos.

 

18. Se esfuerza por la verdad:

Esto se hace más frecuente cuando un empático descubre sus dones y derechos de nacimiento. Cualquier cosa falsa se siente simplemente errónea.

 

19. Siempre en busca de respuestas y conocimientos:

Tener preguntas sin respuesta puede ser frustrante para un empático y hará todo lo posible para encontrar una explicación. Si saben algo buscarán una confirmación. La desventaja de esto es una sobrecarga de información.

 

20. Le gusta la aventura, la libertad y los viajes:

Los empáticos son espíritus libres.

 

21 Detesta el desorden:

Hace que se sienta agobiado y bloquea el flujo de energía.

 

22. Ama soñar despierto:

Un empático puede mirar al vacío durante horas, en un mundo propio y completamente feliz.

 

23. Encuentra que la rutina, reglas o control, lo aprisionan:

Cualquier cosa que le quite su libertad es debilitante e incluso como un veneno para un empático.

 

24. Propenso a llevar peso sin necesariamente comer en exceso:

El exceso de peso es una forma de protección para detener las energías entrantes negativas que tienen tanto impacto.

 

25 Excelente oyente:

Un empático no quiere hablar mucho de sí mismo a menos que sea con alguien en quien realmente confía. A ellos les encanta aprender y conocer acerca de los demás y preocuparse genuinamente.

 

26. Intolerancia al narcisismo:

Aunque son amables y a menudo muy tolerantes con los demás, a los empáticos no les gusta estar rodeado de gente excesivamente egoísta, que se ponen en primer lugar y se niegan a considerar los sentimientos o puntos de vista distintos de los demás.

 

27. La capacidad de sentir los días de semana:

Un empático obtendrá la “Sensación de Viernes” si trabajan los viernes o no. Toman en cuenta lo que está sintiendo el resto. Los primeros días de un fin de semana largo (Pascua, por ejemplo) pueden sentirse, para ellos, como que el mundo les está sonriendo, tranquilo y relajado. Las tardes de domingo, los lunes y los martes, de una semana de trabajo, tienen un sentimiento muy pesado.

 

28. No va a optar por comprar antigüedades, cosas vintage o de segunda mano:

Cualquier cosa que ha sido pre-propiedad lleva la energía del anterior propietario. Un empático incluso prefiere tener un auto nuevo o una casa (si se encuentran en la situación financiera para hacerlo) sin energía residual.

 

29. Siente la energía de los alimentos:

A muchos empáticos no les gusta comer carne o aves de corral, ya que pueden sentir las vibraciones de los animales (sobre todo si el animal sufrió), incluso si les gusta el sabor.

 

30. Puede aparecer de mal humor, tímido, distante, desconectado:

Dependiendo de qué es lo que está sintiendo, qué cara que le muestra al mundo. Ellos pueden ser propensos a los cambios de humor y si han tomado demasiadas cosas negativas parecerán tranquilos y poco sociables, incluso miserables. Un empático detesta tener que fingir ser feliz cuando están tristes, esto sólo aumenta su carga (hace que el trabajo en la industria de servicios, cuando hay que servir con una sonrisa, sea muy difícil) y puede hacer que se sientan como aplastados debajo de una piedra.

Si usted puede decir que sí a la mayoría o la totalidad de lo anterior, entonces eres definitivamente un empático.

Los empáticos están teniendo un momento particularmente difícil en la época actual, recogiendo todas las emociones negativas que la población está emanando al mundo.

 

Fuente

http://www.upsocl.com/inspiracion/30-rasgos-de-un-empatico-como-saber-si-eres-uno/#

No se alejen

Un día el maestro preguntó:

- ¿Por qué grita la gente cuando está enojada?.

Los monjes pensaron

- Porque perdemos la calma – dijo uno de ellos-, por eso gritamos.

- Pero, ¿por qué gritar cuando la otra persona está a tu lado?

Nadie dijo nada. Al final, el maestro habló:

- Cuando dos personas están enojadas, sus corazones se alejan mucho. Para cubrir esa distancia deben gritar, para poder escucharse. Mientras más enojados estén, más alejados estarán, y más fuerte tendrán que gritar para escucharse uno a otro.

Luego el maestro preguntó:

- ¿Qué sucede cuando dos personas se enamoran? Se hablan suavemente, porque sus corazones están muy cerca. La distancia entre ellos es muy pequeña.

Cuando discutan no dejen que sus corazones se alejen, no digan palabras que los distancien más, pues llegará un día en que la distancia sea tanta que no podrán encontrar el camino de regreso.

                                                             MEHER BABA

———————————————————————————————————————————

(Nota propia: respuesta a un comentario en el post original):

Yo soy muy de gritar cuando me enfado y te aseguro que grito tanto cuando tengo miedo como cuando no. Gritar es un acto, como explica aquí muy bien, de lejanía; de que no te haces entender y te frustras, que al final es lo mismo que tener tu corazón alejado de el de tu interlocutor.

Se nota que a ti te han gritado alguna vez (respondía un comentario en concreto) y te ha molestado y por eso simplificas tanto las cosas, que es lo que tendemos a hacer cuando algo nos ha hecho daño (o nos hace daño), pero no tienes razón. 
Cuando alguien te grite, lo mejor es hablarle en un tono normal, así haces que esa persona se dé cuenta de que no tiene que gritar, de que no es necesario porque, aunque no lo creas, esa persona no se ha dado cuenta de una cosa tan simple.
Una gritona;)
Sacado de : Psicóloda emocional en facebook, corregido

Tú brillas, pequeña

No hables con tu hija sobre su cuerpo, salvo para enseñarle cómo funciona. No le digas nada si ha perdido peso. No le digas nada si ha subido de peso. Si crees que el cuerpo de tu hija se ve genial, no lo digas. He aquí algunas cosas que puedes decirle en su lugar:
“¡Te ves muy saludable!”, es una muy buena opción.
¿O qué tal: “Te ves muy fuerte”?. O: “Se nota que eres feliz: brillas”. Mejor aún: halaga algo en ella que no tenga nada que ver con su cuerpo.
Tampoco hagas comentarios sobre el cuerpo de otras mujeres. No. Ni uno solo; ni positivo ni negativo. Enséñale a ser amable con los otros, pero también a ser amable consigo misma.
No te atrevas a hablar sobre cuánto odias tu cuerpo frente a tu hija, o a hablar sobre tu nueva dieta. Mejor aún, no hagas dieta frente a tu hija. Compra comida saludable. Prepara comidas saludables. Pero no digas “por ahora no estoy comiendo carbohidratos”. Tu hija no debe de pensar que los carbohidratos son malos, porque sentir vergüenza por lo que comes solo se traduce en sentir vergüenza de ti misma.
Anima a tu hija a correr porque eso la hace sentirse menos estresada. Anímala a subir montañas porque no hay ningún lugar mejor para explorar su espiritualidad que la cima del universo. Anímala a surfear, a escalar paredes o a andar en bicicleta de montaña porque la atemoriza, y eso a veces es algo bueno.
Ayuda a tu hija a amar el fútbol, a remar o el hockey, porque los deportes hacen de ella una mejor líder y una mujer más segura de sí misma. Explícale que no importa qué edad tenga, nunca dejará de necesitar saber jugar bien en equipo. Nunca le hagas jugar o practicar un deporte que no adore por completo.
Demuéstrale que las mujeres no necesitan de un hombre para mover muebles. Enséñale a cocinar. Herédale la receta de tu mamá de ese pastel de café de Navidad. Herédale tu amor por pasar tiempo al aire libre.
Quizá tú y tu hija tengan muslos gruesos o una caja torácica ancha. Es fácil odiar estas partes del cuerpo tan lejos de la talla cero. No lo hagas. Dile a tu hija que, si quiere, con sus piernas puede correr un maratón, y que su tórax no es otra cosa que un buen estuche para cargar unos pulmones fuertes. Puede gritar, puede cantar y puede levantar el mundo, si quiere.
*Recuérdale a tu hija que lo mejor que puede hacer con su cuerpo es usarlo para mover su hermosa alma.*

(Texto de “Educación Montessori” -Vía Noe Alegre-
Foto vía “STOP Gordofobia”)

15 cosas que necesitas abandonar para ser feliz

¿Cuántos de nosotros estamos felices hoy? Tú que estás leyendo este texto, ¿te sientes feliz? Si la respuesta es no, tal vez seas uno entre la gran mayoría que ignora una de las verdades más aterradoras que existen sobre la felicidad: el 95% del tiempo, ella te abandona porque tú así lo quieres. Sí, la felicidad es una cuestión de casi pura perspectiva. Entender eso en la teoría es fácil, pero en la práctica, mi amigo, es algo para “gente grande”. Y cuando digo grande, me refiero a grande de espíritu.

Buda

Si no tienes una idea propia de cómo construir tu felicidad, el sitio World Observer facilitó para ti una pequeña lista genérica en la medida de lo posible – en vista de la subjetividad inherente al tema. Cualquier parecido con la base de la filosofía budista, no es mera coincidencia. Echa un vistazo:

15. Renuncia a tu necesidad de tener siempre la razón

Hay tantos de nosotros que no pueden soportar la idea de estar equivocados – quieren tener siempre la razón – aun corriendo el riesgo de acabar con grandes relaciones o causar estrés y dolor, para nosotros y para los demás. Y no vale la pena. Cada vez que sientas la necesidad “urgente ” de iniciar una pelea sobre quién tiene razón y quién está equivocado, pregúntate a ti mismo: “¿Prefiero estar en lo cierto o ser gentil?” ¿Qué diferencia hará? ¿Tu ego es realmente tan grande? Excepto en casos extremos, ¿por qué deberías gastar tiempo esforzándote para demostrar que tienes razón?

14. Renuncia a tu necesidad de control

Debes estar dispuesto a renunciar a la necesidad de estar siempre en control de todo lo que sucede a ti y a tu alrededor- las situaciones, eventos, personas, etc. Ya sean seres queridos, compañeros de trabajo o extraños que acabas de conocer en la calle, déjalos que sean. Deja que todo y todos sean exactamente lo que son y verás cómo esto te va a hacer sentir mejor.

“He visto fracasar varios intentos de conquistar y manipular el mundo. El mundo pertenece al espíritu, por lo tanto, no debe ser manipulado. Quien lo manipula, lo corrompe, quien pretende conservarlo, lo pierde.” – Lao Tzu

13. Deja de culpar a los demás

Desiste del deseo de culpar a otras personas por lo que tú tienes o lo que no, por lo que se sientes o no sientes. Para de darle más poder a esto y comienza a asumir la responsabilidad de tu vida.

12. Abandona la charla autodestructiva

¿Cuántas personas están sufriendo a causa de su forma de pensar negativa, contaminada y repetidamente derrotista? No creas todo lo que tu mente dice – especialmente si es algo pesimista. Eres mejor que eso.

“La mente es un instrumento soberbio si se usa correctamente. Utiliza erróneamente, sin embargo, es muy destructiva.” – Eckhart Tolle

11. Deja de quejarte y resuélvelo

Renuncia a la constante necesidad de quejarte de las muchas, muchas, muchas coasa – personas, momentos, situaciones que te hacen infeliz o depresivo. Nadie puede hacerte infeliz, ninguna situación puede hacer sentir triste o peor, a menos que tú lo permitas. No es la situación quien libera estos sentimientos en ti, sino la forma en que decides enfrentarla. Nunca subestimes el poder del pensamiento positivo.

10. Olvida el lujo de criticar

Abandona el hábito de criticar a las cosas, eventos o personas que son diferentes a ti. Todos somos diferentes y sin embargo, todos somos iguales. Todos queremos ser felices, queremos amar y ser amados y siempre ser entendidos. Todos queremos algo y algo es deseado por todos nosotros.

9. Renuncia a tu necesidad de impresionar a los demás

Deja de intentar tanto ser algo que no eres solo para agradar a los demás. No funciona de esa manera. En el momento en que dejes de intentar con tanto ahínco ser algo que no eres, en el momento en que tires todas las máscaras y aceptes quién eres en realidad, encontrarás que la gente se siente atraída por ti, sin esfuerzo alguno.

8. Abre tu resistencia al cambio

Pon esto en tu cabeza: el cuerpo humano está programado para resistir al cambio. Cambiar es seguido por el proceso de adaptación. Solo puedes alcanzar otro nivel intelectual si cambias constantemente. Adaptación y Cambio son estímulos concentrados a incrementar la inteligencia y percepción. Por lo tanto, el cambio es bueno. El cambio es lo que te ayudará a conseguir ir de A a B. El cambio va a mejorar tu vida y las vidas de los que viven a tu alrededor. Sigue a tu felicidad, acepta el cambio, no los resistas.

“Sigue tu felicidad, Y el universo abrirá puertas para ti, donde había solamente paredes.” – Joseph Campbell

7. Olvídate de las etiquetas

Para de etiquetar a las personas, cosas y situaciones que no entiendes cómo si fueran raros o diferentes y trata de abrir la mente, poco a poco. Las mentes sólo funcionan cuando están abiertas.

“La forma más extrema de ignorancia es cuando se rechaza algo sobre lo que no se sabe nada” -Wayne Dyer

6. Abandona tus miedos.

El miedo generalmente tiene dos orígenes: la ignorancia y el conocimiento de los posibles acontecimientos. El primer caso se resuelve con conocimiento y el segundo caso puede ser que acontezca o no, nada es seguro, deja de tener miedo sobre lo que sucederá y si ya conoces el posible problema, ¿por qué no arreglarlo antes de que aparezca?

“A la única cosa que debes temer es a tu propio miedo” – Franklin D. Roosevelt

5. Abandona tus excusas

Mándalas a hacer las maletas y diles que están despedidas. Que no las necesitas más. A menudo nos limitamos a causa de las muchas excusas que utilizamos. En lugar de trabajar para crecer y mejorar a nosotros mismos y nuestras vidas, nos quedamos atascados, mintiendo a nosotros mismos, utilizando todo tipo de excusas, disculpas que el 99.9 % de las veces no son ni reales.

4. Lo pasado, pasado

Lo sé, lo sé. Es difícil. Sobre todo cuando el pasado parece mejor que el presente y el futuro parece tan aterrador, pero hay que tener en cuenta el hecho de que el presente es todo lo que tienes y todo lo que vas a tener. El pasado que estás deseando – el pasado con el que ahora sueñas – fue ignorado por ti cuando estaba presente. Deja de engañarte. Mantente presente en todo lo que haces y disfrutar de la vida. Después de todo, la vida es un viaje y no un destino. Ve el futuro con claridad, prepárate, pero siempre mantente presente en el ahora.

3. Desapego del apego

Este es un concepto que, para la mayoría de nosotros es muy difícil de entender. Y tengo que confesar que para mí también lo fue – y lo sigue siendo – pero no es imposible. Uno mejora cada día con tiempo y la práctica. En el momento en que te desapegas de todas las cosas, (y esto no significa renunciar a su amor por ellas – después de todo, el amor y el apego no tienen nada que ver uno con el otro; el apego viene de un lugar de miedo, mientras que el amor … bueno, el verdadero amor es puro, amable y generoso, donde hay amor no puede haber miedo, y por eso, el apego y el amor no pueden coexistir), la irá se calma y te vuelves tolerante, amable y sereno… llegas a un estado que te permite comprender todas las cosas sin siquiera intentarlo. Un estado más allá de las palabras.

2. Deja de vivir de acuerdo a las expectativas de los demás

Hay demasiadas personas viviendo una vida que no es la suya. Viven sus vidas de acuerdo a lo que otros piensan que es mejor para ellos, viven sus vidas de acuerdo a lo que sus padres piensan que es mejor para ellos, o sus amigos, enemigos, maestros, los gobiernos e incluso según lo que los medios de comunicación creen que es mejor para ellos. Ignoran a sus voces interiores, sus intuiciones. Está tan ocupados complaciendo a todo mundo, que pierden el control de sus propias vidas. Esto hace que se olviden de lo que les hace feliz, lo que quieren y lo que necesitan – y un día también se olvidan de sí mismos. Tú tienes tu vida – esa vida es ahora – debes vivirla, dominarla y sobre todo no dejar que las opiniones de los demás te distraigan de tu camino.

1. Deja de lado las creencias limitadoras acerca de quién puede o no puede ser, sobre lo que es posible y lo imposible. A partir de ahora, no está permitido que tus creencias restrictivas de dejen varado en el lugar equivocado. Abre tus alas y vuela.

No desistas

COLIBRI1

Cuentan los guaraníes que un día hubo un enorme incendio en la selva.

Todos los animales huían despavoridos, pues era un fuego terrible.
De pronto, el jaguar vio pasar sobre su cabeza al colibrí… en dirección contraria, es decir, hacia el fuego.
Le extrañó sobremanera, pero no quiso detenerse.
Al instante, lo vio pasar de nuevo, esta vez en su misma dirección.
Pudo observar este ir y venir repetidas veces, hasta que decidió preguntar al pajarillo, pues le parecía un comportamiento extraño:
– ¿Qué haces colibrí?, le preguntó.
– Voy al lago -respondió el ave-, tomo agua con el pico y la echo en el fuego para apagar el incendio.
El jaguar se sonrió.
– ¿Estás loco?- le dijo -. ¿Crees que vas a conseguir apagarlo tú solo con tu pequeño pico?
– Bueno – respondió, el colibrí -, yo hago mi parte…
Y tras decir esto, se marchó a por más agua al lago.

Anteriores Entradas antiguas

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.